martes, 3 de mayo de 2016

Tiramisú de Baileys

Por fin me he atrevido a preparar tiramisú. Es mi postre favorito (además de cualquier cosa que lleve kilos de chocolate) y siempre que como fuera lo pido, así que se puede decir que soy una experta en el tema y es que lo he probado de mil formas y sabores. Pero la que os traigo hoy es la mejor receta de tiramisú que he probado nunca, es lo que uno espera encontrarse al tomar tiramisú (y no los miles de sucedáneos que ponen en la mayoría de sitios) y es que se trata de la receta auténtica de tiramisú. Por eso cuando probéis esta receta encontraréis justo lo que pensáis encontrar: un buen sabor a mascarpone, café, un toque de licor y cacao. 

El único cambio que he hecho es que en vez de Amaretto, he puesto Baileys, porque en mi casa no nos gusta el amaretto y sin embargo el Baileys pensé que le podía ir bien, y le ha ido más que bien. Pero si queréis autenticidad total, sólo tenéis que cambiar el amaretto por el Baileys.
Yo lo he puesto en forma de tarta con forma de corazón para el día de la madre, pero también queda muy bien en vasitos o en una fuente, como se os ocurra. Además, se puede congelar y tomar en forma de tarta helada, aunque a mí me gusta mucho más la versión clásica.
En definitiva, tenéis que probar esta receta sí o sí porque además es muuuy fácil, se hace rápido y no necesitamos encender el horno.



Tiramisú de Baileys

Ingredientes (para un molde desmontable  de 15 o 18cms)
Para la crema:
- 500g de mascarpone (yo usé marca Galbani)
- 5 yemas de huevo (las claras las podéis usar para macarons)
- 120g de azúcar
- 40ml de agua

Para los bizcochos almibarados:
- Bizcochos de soletilla (yo usé unos 25)
- 100g de azúcar
- 100ml de agua
- 200g de café expreso
- 15g de Baileys (si queréis un tiramisú auténtico, Amaretto)

Decoración:
- Cacao en polvo puro

Preparación
1. Primero preparamos la crema de mascarpone. Para ello ponemos las yemas a batir con varillas a velocidad baja y mientras ponemos en un cazo el azúcar y el agua al fuego hasta que llegue a 118º para crear un almíbar. Una vez llegue a esta temperatura, ponemos las yemas a batir a velocidad alta y echamos el almíbar sobre él poco a poco, en un hilo. Una vez lo echemos todo, seguimos batiendo a velocidad alta hasta que vuelva a temperatura ambiente y las yemas estén bien montadas.
2. Mientras vuelve a temperatura ambiente y las varillas están a velocidad alta, echamos el mascarpone en un bol y lo removemos con una espátula para suavizarlo. 
3. Una vez las yemas estén a temperatura ambiente, las echamos sobre el mascarpone y lo mezclamos todo con la espátula usando movimientos envolventes para que no se baje. Mezclamos justo hasta que esté integrado. Quizás os parezca que está demasiado líquida la crema, pero no os preocupéis, es normal.
4. Tapamos con papel film y lo metemos en la nevera.

5. Ahora tenemos que almibarar los bizcochos de soletilla. En un cazo, ponemos el agua y el azúcar y calentamos hasta que empiece a hervir. Entonces retiramos del fuego y le echamos el café y el Baileys y removemos.
6. Después cogemos el molde o recipiente donde vayamos a poner el tiramisú y vamos mojando los bizcochos en el almíbar hasta que se empapen bien, les quitamos las gotas sobrantes y ponemos una primera capa de bizcochos en el fondo.
7. Después echamos una capa de crema de mascarpone y luego otra de bizcochos empapados, y así hasta que se nos acabe.
8. Metemos en la nevera un mínimo de 6h y antes de tomar, espolvoreamos cacao puro con un tamiz fino por toda la superficie.

Hasta la próxima, que vendré cargada de macarons de canela y galletas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario