martes, 10 de mayo de 2016

Macarons de canela y galletas María

Hoy os traigo una nueva receta de macarons riquíiisima, con una combinación de sabores deliciosa. La mezcla de almendra, canela y galletas es espectacular y en formato macaron quedan perfectos.
Como siempre, os animo a hacer macarons, porque es muy adictivo y aunque falles en estética, el sabor siempre queda espectacular, y poco a poco verás cómo vas mejorando y superándote a ti mismo, lo que produce una gran satisfacción.
Para ello os recomiendo una vez más leer mi "Tutorial: cómo hacer macarons" donde os desvelo todos los trucos para hacerlos. Esta vez voy a explicar la receta un poco más resumida para quienes ya saben hacerlos y los que no sabéis pasaos por el Tutorial y veréis todos los detalles y que no son tan complicados como los pintan.



Macarons de canela y galletas María
Receta propia

Ingredientes
Para las coquilles:
- 150g de almendra molida
- 150g de azúcar glas
- 1 cucharadita de café rasa de canela
- 4 claras de huevo de 30g (4x30g) (en un bol dos y en otro bol otras dos)
- 60ml agua
- 150g azúcar blanco
- Colorante en gel o pasta (opcional)

Para la crema de galletas María:
- 100g de mantequilla sin sal bien pomada
- 100g de azúcar glas
- 8 galletas María bien trituradas

Preparación
1. El día de antes, separamos las claras de las yemas (que podemos usarlas para hacer tiramisú -mirad mi anterior entrada-), ponemos dos claras en un cuenco y otras dos en otro cuenco, tapamos con papel film y dejamos fuera de la nevera.
2. Preparamos nuestras plantillas de los macarons en papel de horno (preparad 3)
3. Ponemos en una trituradora la almendra molida y el azúcar glas, lo removemos un poco con una cuchara y damos unos 20 golpes de turbo (en cuanto apretamos el botón lo soltamos para que no se forme una pasta). Yo lo hago en dos veces para evitar problemas.
4. Tamizamos el resultado y lo echamos en un bol mediano o grande. Añadimos a esto la canela y lo removemos bien para que esté todo bien repartido.
5. A la mezcla anterior le añadimos dos claras de huevo y removemos bien hasta formar una masa uniforme. Reservamos.

6. En otro bol, echamos las otras dos claras y las montamos a punto de nieve. Mientras, en un cazo echamos el agua y el azúcar blanco y ponemos al fuego hasta que alcance los 115º. Una vez llegue a esa temperatura, batimos las claras a velocidad media y echamos el sirope del cazo a las claras lentamente, en forma de hilo. Cuando hayamos echado todo el sirope, volvemos a batir a velocidad alta hasta que vuelvan a temperatura ambiente y obtendremos un merengue italiano liso y brillante. 
7. Echamos un tercio del merengue sobre la masa que teníamos reservada y mezclamos con una espátula de silicona con movimientos envolventes, lentos, de fuera hacia dentro y de abajo a arriba. Una vez integrado, vamos añadiendo merengue y haciendo lo mismo hasta que alcance el punto de cinta (al levantar la espátula, la masa cae doblándose sobre sí misma). En cuanto obtengamos el punto, dejamos de remover para evitar sobrebatir y que quede demasiado líquida.
8. Echamos la masa en una manga pastelera con boquilla redonda (o sin boquilla) y echamos la masa en las plantillas que habíamos preparado.

9. Dejamos secar hasta que al tocar ligeramente con un dedo, no se nos quede la masa pegada al dedo.
10. Calentamos el horno a 150º y horneamos (una bandeja cada vez) 12-14 minutos. Cuando los saquemos, dejamos enfriar y entonces probamos a despegar uno del papel. Si se quedan restos pegados es que le falta tiempo de horno.


11. Preparamos la buttercream de galletas María: en un bol ponemos el azúcar glas tamizado y la mantequilla pomada y batimos primero a velocidad baja hasta que se mezclen un poco los ingredientes. Luego subimos a máxima velocidad hasta que se forme una crema. Entonces añadimos las galletas trituradas y volvemos a batir a máxima velocidad hasta obtener una crema con consistencia de helado.
12. Echamos un buen pegote de buttercream en la mitad de las coquilles (a poder ser con una manga en el centro de cada coquille para que estéticamente quede mejor). Juntamos con la otra mitad y ya tenemos los macarons preparados.
13. Metemos en un recipiente hermético  y pasamos a la nevera un mínimo de 24h. Si queremos hacerlos con mucha antelación, hacemos sólo las coquilles, las congelamos y 24h antes de consumir, hacemos la buttercream, los rellenamos y los metemos en la nevera.

Espero que os animéis con los macarons!!

2 comentarios:

  1. Me encantan todas tus recetas, son espectaculares! ¿Has pensado en darte a conocer en alguna red social especializada? Hay una app que se llama Foodies Moveando y seguro que tendrías mucho éxito. Yo te voto! :)

    ResponderEliminar